Banksy viralizado: El poder de la imagen y de las redes

Posted: October 11, 2013 in Uncategorized

El reconocido artista británico–creador de Street art- Banksy, se ha convertido en todo un fenómeno de la cultura y ha reconfigurado, para muchos, la manera de hacer arte. Poco se sabe acerca de la identidad de este artista callejero, pero su estilo es ya reconocido en sus obras a nivel mundial.

Nuestro artista, hace uso de la expresión artística para manifestar su disgusto por el sistema capitalista actual, y lo que éste conlleva. Dotado de un humor negro, y de kilos y kilos de creatividad, Banksy ha sido creador de un contra-discurso en sus obras desde hace ya varios años.

Su talento y entrega, han sido muy bien remunerados por organizaciones, empresas y coleccionistas a nivel global, interesados por su arte. Además de contar con su propia página web [1]en la cual, da a conocer sus obras a la gente en todo el mundo, y mantiene viva su imagen. Actualmente, muchos cuestionan su discurso porque, para varios, lo que nació como denuncia social, se convirtió en reproductor del mismo sistema.

No soy nadie para juzgar si, en términos de arte, Banksy es realmente bueno o no, pero sí lo considero un genio en el arte de la manipulación puesto que ha logrado, desde el inicio, convencer a mucha gente de que es un verdadero artista sin la necesidad de mostrar su rostro ante la sociedad –porque, hasta la fecha, nadie sabe realmente cómo luce Banksy-.

En términos de comunicación, entendemos aquí que la sociedad está construida en torno a redes. Las redes, entendidas desde las relaciones sociales, equivalen a personas (éstas serían los puntos o nodos) unidas por lazos (líneas) que representan a sus relaciones con respecto al resto de la sociedad (LOZARES, 1996). Mientras más personas se conocen entre sí, más lazos (fuertes o débiles) habrá en sociedad para la creación de una red cada vez más grande, que complejice las relaciones sociales entre los actores.

Cuando queremos contactar a alguien dentro del ámbito profesional, o darnos a conocer a través de alguien más, las personas que realmente nos ayudan y proporcionan la información que necesitamos, son –curiosamente- actores sociales con los cuales no tenemos vínculos afectivos muy profundos (WATTS, 2006). Tal es el caso de Banksy, quien, con la ayuda de varios otros líderes de renombre en el terreno del Street Art, logró darse a conocer a través de las redes de personas que incursionaban en el mismo campo artístico.

Reflexionando acerca de su discurso, encuentro útil analizar el video de la conferencia abordada por Simon Sinek en 2011, Cómo los grandes líderes inspiran la acción (Sinek, 2011). Sinek nos dice, que existe un error muy común en la estructura del discurso para convencer, utilizado por la mayoría de la gente en el mundo –gente que no ha logrado vender su marca a gran escala-.

La diferencia entre los grandes líderes y el resto de la gente a la hora de exponer sus ideas ante los demás, está en que la estructura del discurso de los líderes, empieza por dejar claro en la mente de las personas el porqué de sus acciones. Ellos antes de decirnos qué es lo que nos están vendiendo, inician por decirnos la razón de por qué lo están vendiendo. El discurso que vende es el de: “Tengo un sueño” no el de “Tengo un plan de negocio”. La gente no sólo compra qué haces, sino por qué lo haces. Por lo tanto, el reto no está en que logres que alguien compre tu producto, sino en que logres que alguien compre tu forma de pensar, la idea que te motivó en un inicio a darle alas a tu sueño.

Lo que los verdaderos líderes te venden son ideales; ellos nos INSPIRAN –no nos obligan- a hacer algo por nuestra cuenta, y no por ellos. Porque la gente no hace la acción por la acción, sino por el bien que busca dentro de esa acción.

Así, Banksy, teniendo muy en claro qué era lo que le quería vendiendo a su público desde un inicio, es consciente de por qué lo hace y le apasiona tanto hacerlo que inspira a la gente a que lo sigan, porque está muy seguro de sus ideales.

Los seres humanos seguimos siendo igual de vulnerables que en otros tiempos, ante el poder de persuasión del arte. Al inicio, la imagen es lo que importa más (cuando vemos algo por primera vez, inmediatamente nos generamos una idea de cómo es eso que vemos, sin la previa experiencia de conocer a ese objeto o sujeto); con el tiempo, la imagen se desvanece y permanece el ideal que representa. Si no hay ideal, la imagen muere –por no tener un impacto de larga duración-. Banksy, de este modo, ha logrado mantener ambas. Desde su primer grafiti ha sabido mantener una imagen impecable de sí mismo y de su estilo artístico.

Así que, a modo de conclusión, podemos afirmar que si lo que queremos es apantallar a corto plazo, habrá que cuidar la imagen; si lo que nos interesa es apantallar con el tiempo, hay que cuidar el ideal; pero si lo que deseamos es apantallar siempre, hay que cuidar tanto nuestra imagen, como nuestro ideal. Y si no me creen, pregúntenselo a Banksy ;).

Bibliografía:

LOZARES, C. (1996). La Teoría de Redes Sociales. Barcelona: Universidad Autónoma de Barcelona.

Mora, M. (2002). Athenea Digital. Recuperado el 26 de Marzo de 2013, de http://psicologiasocial.uab.es/athenea/index.php/atheneaDigital/article/view/55/55

Sinek, S. (13 de Enero de 2011). YouTube. Recuperado el 02 de Abril de 2013, de http://www.youtube.com/watch?v=7HvYUlH4mkA

WATTS, D. J. (2006). Seis Grados de Separación. En La ciencia de las redes en la era del acceso (págs. 21 – 68). Barcelona: Ediciones Paidós Ibérica.


[1] www.banksyny.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s