Archive for October, 2013

Phi: ¿La clave de la belleza?

Posted: October 18, 2013 in Uncategorized

Durante siglos se ha intentado llegar a un acuerdo sobre lo que es bello y lo que no. El ser humano se ha fascinado esculpiendo, pintando y describiendo aquellos rasgos físicos que, a su parecer, le resultan bellos a la vista y constituyen patrones de belleza para cada cultura. Sin embargo, nunca se ha llegado a un concenso unánime sobre lo que, en general, debe ser visto como bello.

¿Es acaso que la belleza está en el ojo del observador, o será posible que exista algo externo que nos dicte lo que es bello y lo que no? ¿Cómo es que los seres humanos determinamos que algo nos resulta bello, y por qué lo creemos así?

Hoy en día –y gracias en gran parte al psicoanálisis- los científicos creen que lo bello, independientemente de la cultura, sigue una serie de patrones que pueden ser determinados por una constante: Phi (o la proporción áurea) (GoldenNumber.Net, s.f.).

En su teoría de los arquetipos y el inconsciente colectivo, Jung (1970) propone la existencia de una infraestructura biológica –instintiva- que hace que las cosas nos parezcan bellas. Lo cual, significa que existe, efectivamente, un patrón gracias al cual nos es posible determinar lo que es bello y lo que no. Ya sobre esa base, ponemos nuestra perspectiva cultural[1] y nuestra visión interior[2]; pero dicha infraestructura apunta a ser un patrón invariable, e independiente de su contexto y su cultura.

Dimask[3], es un programa que nos permite descargar una máscara que cumple con los patrones encontrados en la proporción áurea, que determinan si un rostro es bello o no.

Originalmente, la máscara fue creada por el Dr. Stephen R. Marquardt[4], quien creó la máscara basándose en secuencias matemáticas que determinan los patrones de la belleza humana (Foundation, s.f.).

La dinámica –no sólo en Dimask, sino también en varios sitios web- supone que, a medida que los rasgos de tu rostro encajen en la máscara, serás, o no, bello. De este modo, la aplicación está libre para descargarse y cualquiera puede, a través de ella, ver qué tan feo o guapo es.

¿Pero qué repercusiones tendrá esto en sociedad? Creo que el hecho de que exista una máscara que determine la belleza de la persona, puede ser un modo de exclusión para aquellos que, acorde a las dimensiones de la máscara, se den cuenta de que son feos. Y, realmente, cuál es la necesidad de catalogar a una persona como bonita o fea, bajo las constantes matemáticas de algo que, no debemos olvidar, ha sido también un invento humano y puede estar equivocado.

Las dinámicas de inclusión y exclusión por medio de redes tanto presenciales como online, se potencializa cada vez más con el desarrollo de aplicaciones y programas de esta índole.

Quizá meterte al programa y descargarlo en tu lap o tu PC, para corroborar tus índices de belleza, resulte una actividad divertida de hacer con tus amigos y/o familia, novio(a) o incluso tú solo. Pero, si ya de por sí la sociedad como está resulta excluyente, ¿por qué darle más armas para que continúen ejerciendo coerción psicológica sobre aquellos que, para los ojos de la comunidad, resulten menos bellos?

Existen traumas y trastornos psicológicos generados por la presión social de querer encajar en un envase prefabricado de belleza. Si seguimos fomentando estas prácticas colectivas de exclusión, el futuro de la humanidad apunta a que las siguientes generaciones vivan más aisladas, porque se les excluye; con un mayor miedo al prójimo, e incluso sintiéndose rechazadas por el resto que, no sintiéndose de modo distinto, reproduce las mismas prácticas que excluyen.

Referencias:

Foundation, M. (s.f.). MBA Marquardt Beauty Analysis. Obtenido de http://www.beautyanalysis.com/index2_mba.htm

GoldenNumber.Net. (s.f.). Obtenido de http://www.goldennumber.net/

Jung, C. G. (1970). Arquetipos de inconsciente colectivo. Buenos Aires: Paidós.


[1] Conjunto de acuerdos creados en sociedad, que dictan lo que es bello en cada cultura.

[2] Es el modo en que incorporamos esos significados –adquiridos en sociedad- a nuestro propio sistema.

[4] Cirujano plástico, graduado de la UCLA y miembro activo de Societies of Maxillofacial Surgeons en California.

Advertisements

Es una OSC[1] que busca colaborar activamente con personas conscientes que quieren realizar un cambio positivo en la sociedad. Legitimado y financiado por organizaciones como Amnistía Internacional y Human Society, Change.org trabaja desde 2007 promoviendo el bien social: “(…) es la mayor plataforma de peticiones online del mundo y empodera a las personas para generar los cambios que quieren ver” (Change.org, 2013).

Los movimientos antiglobalización, están reconfigurando la forma de percibir la realidad en lo glocal[2]. Su difusión en las redes sociales –tanto on como off-line- ha sido tal, que realmente han ejercido gran influencia en las distintas sociedades alrededor del mundo (LAGO, 2006).

Con la emergencia de Internet –más exactamente, con la Web 2.0- se dio un cambio en la forma de interacción de las personas en las distintas sociedades. Ya no sólo es de uno a muchos[3], sino de muchos a muchos[4]. Ahora se sabe que no son sólo los líderes institucionales quienes tienen el derecho de comunicar algo al resto de la población, sino también cualquier otra persona tiene la oportunidad de poner en común su sistema de creencias con los demás, y reconfigurar así su realidad social (CASTELLS, 2008).

Movimientos como Change.org, plantean en su ideología la existencia de un mundo compartido en el cual, se experimente la comunicación horizontal para dar voz a las minorías[5] y descentralizar el poder de los grupos hegemónicos; intentan hacer cambios en la sociedad, con la iniciativa de lograr un mayor y mejor espacio de convivencia, fomentando la realización personal a través de la asistencia a los otros.

La ventaja que las plataformas on-line han proporcionado a estos grupos sociales, es quizá una de las más significativas puesto que dichos grupos se han viralizado y han logrado su impacto a nivel mundial, gracias a los servicios de plataformas on-line.

El poder de las redes sociales como creadoras y potenciadoras de movimientos revolucionarios en red, se ha visto potencializado por el crecimiento desenfrenado de nuevas redes sociales.

Los participantes en esta clase de movimientos, llegan a las personas a través de sus acciones –no sólo de un discurso hablado-, y conquistan el corazón de la gente apegándose a un ideal que promete, en última instancia, el logro de un bien común.

Bibliografía:

CASTELLS, Manuel. (2008). “Comunicación, poder y contrapoder en la Sociedad Red (II)”. Los nuevos espacios de la comunicación. Telos, cuadernos de comunicación e innovación. Núm. 75. Pp. 11-23

Change.org. (2013). Change.org. Obtenido de http://www.change.org/es/qui%C3%A9nes-somos

LAGO, Silvia. (2006). La intervención política de los movimientos sociales en la sociedad de la información. Razón y Palabra. Núm. 52. México. Pp. 01-14


[1] Organización de la Sociedad Civil.

[2] Resultado de la mezcla de las palabras: global y local.

[3] Comunicación vertical: del líder al resto del pueblo.

[4] Comunicación horizontal: sin jerarquías.

[5] Ojo: No victimizarlas ni demonizarlas, sino dejarlas ser tal como son, y darles un lugar en la sociedad.

Twitter

Posted: October 11, 2013 in Uncategorized

Y por fin… después de mucha resistencia… tengo una cuenta en Twitter.

Hoy, apenas hace dos horas, comencé a indagar por las desconocidas lagunas de esta red social. Me di cuenta de que, al igual que con Facebook en su momento, todo usuario pasa por un ligero proceso de adaptación a la red, en la cual invierte varios minutos de su tiempo, en decidir qué foto de perfil va a poner, qué escribirá en su biografía, y –en el caso de Twitter- a quién seguir.

En el ciberespacio se crea un mundo completamente diferente en el cual no hay distinción de credo o raza para nadie y todos pueden entrar. Tampoco es un espacio tangible en sí, puesto que está construido con conocimiento y no es material; pero se sitúa como un revolucionario del discurso hegemónico actual, e impone sus propias reglas, dedicándose a disolver esos cotos de poder[1] para dar paso a la política comunal de entes autónomos y autosuficientes, que no necesitan ser gobernados por unos cuantos, sino que tienen la capacidad de moverse fluidamente por la estructura y modificar las prácticas sociales bajo sus propias reglas[2].

Ahora se habla de usuarios y no de consumidores; se relaciona el medio con la marca que lo define, y no al revés; confluyen varios lenguajes en un mismo soporte; se cuenta con una inmediatez en la publicación de contenidos para hacerlos más oportunos; y se vive en atemporalidad mediática en donde ya es posible ver y consultar fuentes del pasado en el presente.

La información constituye un conocimiento global, en el que los usuarios intercambian ideas constantemente y el conocimiento se construye colectivamente, ya no sólo por unos cuantos.

Pasamos nuevamente a la simultaneidad, rompiendo con la estructura lineal limitante que nos tenía gobernados desde la imprenta; se estudian ahora contenidos multimedia a la vez que lineales, tal como lo menciona Carlos Scolari en Hipermediaciones. Elementos para una teoría de la Comunicación Digital Interactiva: “De la linealidad temporal del texto tradicional se pasa a la no linealidad espacial de las redes textuales” Pp. 9

Actualmente se cuenta con muchísima información digital, que si bien puede ser útil como herramienta del navegador para abrirse a nuevas formas de pensar, también puede resultar contraproducente si no se sabe discernir los contenidos informacionales basura de los que sí valen la pena ser leídos.

El mundo virtual ha adquirido tanta importancia como el mundo off-line de la interacción cara a cara. Nuestra realidad está constituida en ambos espacios, tanto “on” como “off-line”; y para ello nos valemos de nuevos lenguajes para comunicarnos de forma efectiva en lo digital.

Referencias bibliográficas:

SCOLARI, Carlos. (2008). Hipermediaciones. Elementos para una teoría de la Comunicación Digital Interactiva. Barcelona: Gedisa.

PETRIZZO, Mariangela. (2005). La red de Matrix ¿En los límites de lo posible? Redes. Revista Hispana para el Análisis de Redes Sociales. Vol. 8. Universidad autónoma de Barcelona: Barcelona. Pp. 01-32


[1] Son varias voces las que dominan ahora, hay una descentralización del poder ejercido como potencia (poder de uno sobre los otros para lograr sus propios fines).

[2] Cuentan con la capacidad de agencia.

El reconocido artista británico–creador de Street art- Banksy, se ha convertido en todo un fenómeno de la cultura y ha reconfigurado, para muchos, la manera de hacer arte. Poco se sabe acerca de la identidad de este artista callejero, pero su estilo es ya reconocido en sus obras a nivel mundial.

Nuestro artista, hace uso de la expresión artística para manifestar su disgusto por el sistema capitalista actual, y lo que éste conlleva. Dotado de un humor negro, y de kilos y kilos de creatividad, Banksy ha sido creador de un contra-discurso en sus obras desde hace ya varios años.

Su talento y entrega, han sido muy bien remunerados por organizaciones, empresas y coleccionistas a nivel global, interesados por su arte. Además de contar con su propia página web [1]en la cual, da a conocer sus obras a la gente en todo el mundo, y mantiene viva su imagen. Actualmente, muchos cuestionan su discurso porque, para varios, lo que nació como denuncia social, se convirtió en reproductor del mismo sistema.

No soy nadie para juzgar si, en términos de arte, Banksy es realmente bueno o no, pero sí lo considero un genio en el arte de la manipulación puesto que ha logrado, desde el inicio, convencer a mucha gente de que es un verdadero artista sin la necesidad de mostrar su rostro ante la sociedad –porque, hasta la fecha, nadie sabe realmente cómo luce Banksy-.

En términos de comunicación, entendemos aquí que la sociedad está construida en torno a redes. Las redes, entendidas desde las relaciones sociales, equivalen a personas (éstas serían los puntos o nodos) unidas por lazos (líneas) que representan a sus relaciones con respecto al resto de la sociedad (LOZARES, 1996). Mientras más personas se conocen entre sí, más lazos (fuertes o débiles) habrá en sociedad para la creación de una red cada vez más grande, que complejice las relaciones sociales entre los actores.

Cuando queremos contactar a alguien dentro del ámbito profesional, o darnos a conocer a través de alguien más, las personas que realmente nos ayudan y proporcionan la información que necesitamos, son –curiosamente- actores sociales con los cuales no tenemos vínculos afectivos muy profundos (WATTS, 2006). Tal es el caso de Banksy, quien, con la ayuda de varios otros líderes de renombre en el terreno del Street Art, logró darse a conocer a través de las redes de personas que incursionaban en el mismo campo artístico.

Reflexionando acerca de su discurso, encuentro útil analizar el video de la conferencia abordada por Simon Sinek en 2011, Cómo los grandes líderes inspiran la acción (Sinek, 2011). Sinek nos dice, que existe un error muy común en la estructura del discurso para convencer, utilizado por la mayoría de la gente en el mundo –gente que no ha logrado vender su marca a gran escala-.

La diferencia entre los grandes líderes y el resto de la gente a la hora de exponer sus ideas ante los demás, está en que la estructura del discurso de los líderes, empieza por dejar claro en la mente de las personas el porqué de sus acciones. Ellos antes de decirnos qué es lo que nos están vendiendo, inician por decirnos la razón de por qué lo están vendiendo. El discurso que vende es el de: “Tengo un sueño” no el de “Tengo un plan de negocio”. La gente no sólo compra qué haces, sino por qué lo haces. Por lo tanto, el reto no está en que logres que alguien compre tu producto, sino en que logres que alguien compre tu forma de pensar, la idea que te motivó en un inicio a darle alas a tu sueño.

Lo que los verdaderos líderes te venden son ideales; ellos nos INSPIRAN –no nos obligan- a hacer algo por nuestra cuenta, y no por ellos. Porque la gente no hace la acción por la acción, sino por el bien que busca dentro de esa acción.

Así, Banksy, teniendo muy en claro qué era lo que le quería vendiendo a su público desde un inicio, es consciente de por qué lo hace y le apasiona tanto hacerlo que inspira a la gente a que lo sigan, porque está muy seguro de sus ideales.

Los seres humanos seguimos siendo igual de vulnerables que en otros tiempos, ante el poder de persuasión del arte. Al inicio, la imagen es lo que importa más (cuando vemos algo por primera vez, inmediatamente nos generamos una idea de cómo es eso que vemos, sin la previa experiencia de conocer a ese objeto o sujeto); con el tiempo, la imagen se desvanece y permanece el ideal que representa. Si no hay ideal, la imagen muere –por no tener un impacto de larga duración-. Banksy, de este modo, ha logrado mantener ambas. Desde su primer grafiti ha sabido mantener una imagen impecable de sí mismo y de su estilo artístico.

Así que, a modo de conclusión, podemos afirmar que si lo que queremos es apantallar a corto plazo, habrá que cuidar la imagen; si lo que nos interesa es apantallar con el tiempo, hay que cuidar el ideal; pero si lo que deseamos es apantallar siempre, hay que cuidar tanto nuestra imagen, como nuestro ideal. Y si no me creen, pregúntenselo a Banksy ;).

Bibliografía:

LOZARES, C. (1996). La Teoría de Redes Sociales. Barcelona: Universidad Autónoma de Barcelona.

Mora, M. (2002). Athenea Digital. Recuperado el 26 de Marzo de 2013, de http://psicologiasocial.uab.es/athenea/index.php/atheneaDigital/article/view/55/55

Sinek, S. (13 de Enero de 2011). YouTube. Recuperado el 02 de Abril de 2013, de http://www.youtube.com/watch?v=7HvYUlH4mkA

WATTS, D. J. (2006). Seis Grados de Separación. En La ciencia de las redes en la era del acceso (págs. 21 – 68). Barcelona: Ediciones Paidós Ibérica.


[1] www.banksyny.com

Cyberbullying en Chatroulette

Posted: October 5, 2013 in Uncategorized

Chatroulette, es un sitio de interacción en línea que permite a los usuarios de todo el mundo conectarse a través de la web, manteniendo conversaciones de voz, mensajes de chat y, principalmente, de video, con un conjunto aleatorio de personas que convergen en el sitio.

Aunque con una intención inocente en sus inicios, Chatroulette se convirtió, rápidamente, en una herramienta que favorece el cyberbullying (Rodríguez, 2011) de sus usuarios online.

Preocupantes casos de extorsión y abuso a menores, han ocurrido en los últimos años. Pese a que, se supone, el sitio no permite su entrada a menores de 18 años, muchos jóvenes adolescentes de entre 12 y 18 años, son también miembros activos de la red. El resultado: suicidios en adolescentes debido a la presión que simboliza el hecho de que, gente desconocida, amenace con mostrar videos con contenido íntimo de los involucrados en la red (Riesgos en Internet, 2012).

Opino que el sitio provee de grandes oportunidades para conocer gente nueva y abrir nuestra visión a nuevas formas de pensar y de percibir la realidad. Puede ser un ejercicio muy enriquecedor si se usa de forma adecuada.

Sin embargo, dado que, en su mayoría, los usuarios lo utilizan con otros fines, el ejercicio de esta práctica de interacción en  la red, puede ser motivo de violencia –sobre todo a jóvenes adolescentes- a personas que, inocentemente, navegan por la red y no están conscientes de los numerosos peligros que esto conlleva (OSI, 2012).

Estadísticas muestran que uno de cada cuatro escolares, están involucrados en el cyberbullying (Ortega, 2008). Al parecer, esto es un fenómeno no tan reciente, que promete seguir creciendo a nivel global –sobre todo en los países con mayor acceso a las nuevas TIC-. Lo que permite cuestionarnos, ¿si el peligro, y no sólo de nuestros jóvenes sino de todos los que somos usuarios de Internet, está cada vez más presente en los sitios populares de interacción online que son dueños ya no sólo de nuestro tiempo sino –y sobre todo- también de nuestra privacidad, y en el entendido de que, es realmente imposible ejercer un control sobre la información que se transmite y se recibe, hasta dónde irá a parar nuestra sociedad en un futuro ya no tan lejano? ¿Y qué estamos haciendo nosotros para que se logren dichos cambios?

Bibliografía:

Ortega, R. (02 de agosto de 2008). International Journal of Psychology and Psychological Therapy. Recuperado el 04 de octubre de 2013, de http://www.ijpsy.com/volumen8/num2/194/cyberbullying-ES.pdf

OSI. (31 de octubre de 2012). Recuperado el 04 de octubre de 2013, de http://www.osi.es/es/actualidad/blog/2012/10/31/los-peligros-que-esconde-el-chatroulette

Riesgos en Internet. (31 de octubre de 2012). Recuperado el 04 de octubre de 2013, de http://riesgosinternet.wordpress.com/2012/10/31/un-adolescente-frances-se-suicida-tras-una-sextorsion-express-en-chatroulette/

Rodríguez, M. (05 de agosto de 2011). CNN México. Recuperado el 04 de octubre de 2013, de http://mexico.cnn.com/salud/2011/08/05/cyberbullying-la-amenaza-constante-de-la-generacion-hiperconectada